• El United presenta una preocupante caída de ingresos en el segundo semestre de 2014 como consecuencia de su no participación europea

  • Un segundo año fuera de Europa podría generar efectos desastrosos dentro del club



Las alarmas han comenzado a encederse en el Manchester United. Los pobres números cosechados en el último semestre del año 2014, con una fuerte caída en sus resultados financieros, han provocado que la preocupación se instale entre los directivos que habitualmente transitan por la planta noble de Old Trafford. Si a esto le sumamos un pobrísimo desempeño en lo deportivo, el futuro del United a corto plazo se ve lleno de sombras que podrían dejar fuertemente tocado al club de Manchester.

Caen los ingresos



Hace tan sólo unos días hemos podido conocer los resultados económicos y financieros obtenidos por uno de los clubes más grandes del mundo, el Manchester United, correspondientes al segundo semestre del año 2014, es decir, de junio a diciembre, unos resultados que, aunque esperados, han colaborado a incrementar aún más la preocupación existente entre los dirigentes del club respecto al futuro a corto-medio plazo que le aguarda al mismo.

Estos resultados arrojaban una cadía del 12,2% en los ingresos de dicho periodo, hasta situarlos en una cifra cercana a los 268 millones de euros, aunque las ganancias finales del club se situaran en un incremento valorado en 12 millones de euros.Sin embargo, como decimos, los números presentados por el club no han hecho más que incrementar la preocupación entre los propietarios del club, que ven con ansiedad el futuro que le depara al club en los próximos años.


Su no participación europea



Cuando el club británico se quedó, concluída la temporada pasada, sin derecho alguno a poder disputar en la presente ninguna competición europea, pocos eran los que ponían en duda que dicho hecho acabaría pasando factura al club en lo económico y en lo financiero si bien quizás no habían llegado a valorar de manera fehaciente hasta qué punto sus temores podrían ser superados por la realidad.

Por tal motivo, desde el club se puso en marcha una importante estrategia de promoción de la marca United a nivel global al objeto de captar patrocinadores (la mayoría en la forma de regional partners) que vinieran a paliar al máximo los malos números que se preveían. Y no estaban equivocados. En dicho periodo de junio a diciembre, en el club vieron como el dinero procedente de la retransmisión de los partidos caía de manera espectacular hasta convertirse en un 39% inferior en este campo. Pero el temor verdadero aún está por llegar.

La letra pequeña de adidas



Uno de los movimientos dentro del marketing deportivo que se han ganado un verdadero protagonismo fue el espectacular contrato firmado entre adidas y el Manchester United por el cual la marca arrebataba, a golpe de talonario, uno de los clubes más importantes del mundo a su gran rival Nike, aunque ello le supusiera desembolsar más de 90 millones de euros al año.

Las cifras que se barajaban en la operación (esos 90 millones de euros anuales) llamaron poderosamente la atención en medios de comunicación de todo el mundo y con la misma pareciera deberían estar más que resueltos el asunto de los números. Y sin embargo, el contrato y la mala situación deportiva del club no han hecho más que agravar aún más esa preocupación de la que hablábamos.

Cuando todo el mundo hablaba del escandaloso contrato alcanzado por el United y la marca alemana adidas, en Marketing Deportivo MD, pudimos aportar más detalles acerca del mismo que hicieron entender la preocupación existente en el United por la citada alianza. Así, ese megacontrato de adidas con el United tenía una importantísima letra pequeña en virtud de la cual, esa cifra sólo la obtendría el club británico en el supuesto de que accediera a la Champions League. Cualquier no clasificación para esa competición motivaría una disminución de manera inmediata en las retribuciones que la marca se comprometía a abonar al club. Y esta cláusula es la que quita el sueño a los dueños del club.

El devenir del United en la Premier League con Louis Van Gaal  a la cabeza no corresponde a su mejor versión ni mucho menos en el terreno deportivo, lo que motiva que se debata por conseguir una de las plazas que dan acceso a la Champions League. En la presente temporada el United, tras la última jornada, es tercero, última plaza que da derecho a Champions, y tan sólo un punto por encima del Southampton, su inmediato perseguidor, o dos por encima del Arsenal. Los Spurs y el Liverpool, a 4 y 5 puntos respectivamente, también amenazan esa tercera posición del United.

De su desempeño de aquí hasta final de temporada dependerá de que el United pueda respirar económicamente hablando o que, por el contrario, la caída en los ingresos procedentes de sus principales patrocinadores se agrande poniendo en serias dudas el futuro económico del club. En el United se han encendido todas las alarmas. Y por ahora, no hay quién logre parar estruendoso ruído que generan.


Participa y comenta esta noticia

 
Top