• El Barça vuelve a repetir, esta vez en boca de su presidente, su intención de poner fin a su relación con Qatar

  • En el emirato comienza a preocupar el daño que esta ruptura pueda causar a la imagen de país de cara al Mundial 2022 que acogerá Qatar



Por activa y por pasiva. Se puede decir quizás más alto pero no más claro. La última vez ha sido hace tan sólo unos días y en boca del presidente de la entidad, pero no se puede decir que desde el FC Barcelona y su entorno no se hayan encargado en los últimos meses de airear sus diferencias, presumiblemente económicas, con el emirato, uno de sus principales patrocinadores, y las intenciones del club de no renovar una alianza que parece tener los días contados.

Un acuerdo de 100 millones de euros.



Diciembre de 2010. Qatar y el FC Barcelona cierran uno de los principales acuerdos, por aquel entonces, a nivel de patrocinio comercial de una camiseta de fútbol, acuerdo que en virtud de acuerdos posteriores pareciera haber quedado obsoleto pero que nadie pone en duda de las importantes cantidades de dinero que genera favorables al club azulgrana.

Así, los términos de aquel acuerdo implicaban que en la temporada 2013/2014 el club azulgrana percibiría 30,5 millones de euros; en la siguiente, temporada en la que estamos en la actualidad, la cifra acordada se dispararía hasta los 32 millones de euros y, por último, en la temporada 2015/2016 el acuerdo culminaría con una aportación de 33,5 millones de euros. A partir de aquí, el silencio y la incertidumbre.

Hasta 2016, ni un "sólo día más"



El acuerdo alcanzado fue considerado como un auténtico pelotazo dado por el FC Barcelona en el momento de la firma. Sin embargo, los nuevos contratos alcanzados por las principales entidades de fútbol con marcas comerciales han dejado al mismo poco menos que obsoleto, sobre todo el acordado entre Chevrolet y el Manchester United por el que la entidad británica percibe más de 60 millones de euros anuales.

Si a esta obsolescencia le añadimos la pérdida de imagen que está obteniendo el club ante los rumores que asocian al emirato con el grupo terrorista EI, la mezcla se convierte en un argumento de peso para considerar necesario poner punto y final a una relación que finaliza contractualmente allá por junio del año 2016, momento en el que, según el propio club, entraría otro importante patrocinador para lo cual ya ha dado órdenes a la consultora IMG para que comience una posible ronda de consultas al efecto de sondear qué firmas y por cuanto dinero estarían interesadas en patrocinar al Barcelona: "IMG está estudiando cuál podría ser el patrocinador a partir de entonces y hay varias posibilidades. En octubre se decidirá en la Asamblea de Compromisarios cuál es la mejor opción", sentenció recientemente Bartoméu.

Qatar y su Mundial



Las continuas referencias por parte del entorno azulgrana, en boca de diferentes dirigentes, a poner punto y final a su relación con Qatar, bien argumentando una mayor rentabilización de la camiseta bien por no dañar más la imagen de la entidad por esas posibles conexiones con grupos terroristas, habían estado llegando a los máximos dirigentes qatarís, que han ido asimilando la nueva situación hasta ahora.

Y decimos que hasta ahora porque las declaraciones del presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, parecen haber sido la gota que ha colmado el vaso. En Qatar no se entiende esa continua referencia a su contrato con el Barça desde el propio club y ese interés en transmitir que no prolongarán su relación una vez concluya la presente.

Desde el emirato sólo aciertan a hallar a esta situación un doble motivo: el primero, una manera de presionar desde el club para obtener, bajo estas amenazas, un notable incremento en lo que se percibe de Qatar y, el segundo, una manera del FC Barcelona de querer evitar que su imagen quede dañada por su relación.

Sea como fuere, en Qatar no entienden que todo esto se produzca cuando todavía quedan dos años para la conclusión del contrato, sobretodo, por el daño que ello está suponiendo para Qatar y su imagen a nivel internacional. Recordemos que Qatar acogerá un Mundial en el año 2022 y uno de sus primeros objetivos era el de lanzar a nivel mundial la marca Qatar como un importante valuarte dentro del mundo del deporte, un objetivo que parece quedar seriamente en entredicho después de arrojar las dudas que lanza el FC Barcelona sobre el emirato.

Qatar considera clave potenciar la imagen del país a nivel mundial de cara a Qatar 2022 y para ello había confiado gran parte del plan al FC Barcelona. La ruptura con la entidad azulgrana no va a suponer únicamente el adiós de un importante aliado. Va a convertir la estrategia de Qatar para el Mundial del año 2022 en un objetivo que ya ha comenzado a abrir líneas de agua y muy serias en la organización del mismo.


Participa y comenta esta noticia

 
Top