Paul Pogba, jugador de la Juventus de Turin
  • El jugador francés y su entorno han rechazado una oferta de 30 millones de euros por 10 años de duración que le puso encima de la mesa Nike

  • Conscientes de que el paso del tiempo juega a su favor, el centrocampista galo exige para sentarse a hablar un mínimo de 5 millones de dólares anuales, alrededor de 4,4 millones de euros

Advertisement


Dentro de una semana, cuando el francés Paul Pogba salte nuevamente a los terrenos de juego con la camiseta de la Juventus de Turin en Champions League, en partido de ida de los octavos de final de la competición que su equipo disputará ante el Borussia Dortmund, lo hará ataviado con unas botas de la marca norteamericana Nike. O puede que lo haga con unas botas adidas. ¿O quién podría decir que no jugará con un calzado de Puma? La libertad que le da al jugador francés el no estar vinculado a ninguna marca de ropa deportiva como embajador de la misma le permite acudir a cada encuentro con la bota de aquella marca con la que más a gusto se sienta sobre el terreno de juego. Sin embargo, esos días de libertad parecen estar contados en la carrera futbolística del jugador.

Objeto de deseo de los "grandes"



Aunque se puede decir con toda seguridad que Paul Pogba ya milita en un grande de Europa como es la Juventus de Turin, su excepcional nivel deportivo sobre los terrenos de juego ha comenzado a llamar poderosamente la atención a esos otros "grandes" del continente europeo que ya están realizando movimientos en el entorno del jugador para conseguir colocarse en la mejor posición posible para su posible negociación con los agentes del mismo si vieran posibilidad alguna de arrebatárselo al club italiano.

Real Madrid, FC Barcelona, Chelsea, Manchester United, Bayern de Munich... Son sólo algunos nombres de las entidades que se han interesado por la situación del jugador en la Juventus de Turín, un interés que, además, está suponiendo que el potencial comercial del futbolista francés se haya disparado en las últimas semanas, algo de lo que han comenzado a percatarse sus futuros patrocinadores, que pretenden unirse al jugador antes de dar el salto a uno de esos clubes y ver cómo se dispara la cotización comercial del mismo.

Una libertad sin precio



En relación a ello, hace tan sólo unas semanas, a finales del pasado mes de enero, informábamos de cuál había sido la evolución, desde el punto de vista comercial, de Pogba respecto a su postura ante las marcas comerciales. A nivel de vinculación con éstas, Pogba lleva años luciendo una indiferencia frente a las mismas que ha elevado considerablemente su caché en el despegue deportivo de su carrera.

El internacional galo estuvo vinculado en el inicio de su carrera a la multinacional norteamericana Nike, firma a la que perteneció desde su etapa más joven. Sin embargo, aquella relación finalizó hace ya algunos años y el jugador nunca se interesó demasiado por vincularse definitivamente a una u otra firma comercial. De hecho, esta libertad del francés ha hecho que alterne de manera indistinta en sus encuentros botas de marcas como Nike, adidas o incluso Puma según su conveniencia, fruto de la libertad que tenía para elegir una u otra marca. Sin embargo, la situación ha comenzado a cambiar con la explosión deportiva del jugador y el interés de los grandes clubes por hacerse con sus servicios.

Pogba rechaza 30 millones de Nike



Esa "libertad" ha comenzado a estar puesta en entredicho por las marcas comerciales, que están comenzando a tantear al jugador y sus representantes conscientes de que, un fichaje por uno de los clubes de los que se habla, dispararía enormemente su valoración a los efectos de firmar un contrato. Y la primera en dar un paso adelante ha sido la marca que le vio crecer futbolísticamente hablando, la norteamericana Nike, que ha hecho llegar a los agentes del jugador una oferta de 30 millones de euros por 10 años de relación, a razón de 3 millones de euros anuales.

Sin embargo la respuesta del jugador y sus representantes a la misma ha sido la que viene dando en los últimos años a toda marca que pretende vincularse con él: "No". Y es que tanto el jugador como sus agentes saben muy bien cuál es el negocio que tienen entremanos y cómo la cotización del jugador se va a disparar conforme avancen las negociaciones con otros clubes y según vaya pasando el tiempo.

La oferta de Nike no es ni mucho menos ridícula. Baste con decir que ningún otro jugador Nike en el fútbol italiano percibe a día de hoy la cantidad ofrecida a Pogba. Sin embargo, desde el entorno del jugador piensan que si Nike es capaz de abonar más de 7 millones al año a Cristiano Ronaldo y si adidas está pagando más de 6 a Leo Messi, sin lugar a dudas podrán hacer un esfuerzo por un jugador que está llamado a ser uno de los grandes cracks del fútbol mundial en el corto plazo. Como quiera que sea, Pogba y su entorno exigen para comenzar a hablar 5 millones de dólares anuales, alrededor de 4,4 millones de euros. Un punto de partida al que aún no se han aproximado las marcas interesadas pero que, a buen seguro, y conforme vaya pasando el tiempo, bordearán para lograr hacerse con uno de los mejores futbolístas actuales.

Participa y comenta esta noticia

 
Top