Acto conjunto de Qatar y el FC Barcelona
  • Cuando nadie lo esperaba, Qatar se ha sacado de la manga un verdadero órdago que ha cogido a traspiés a los dirigentes azulgranas: dar apellido al Camp Nou



Lleva el FC Barcelona anunciando hace tiempo una importante remodelación de su estrategia comercial con dos de sus grandes patrocinadores oficiales: la multinacional norteamericana Nike y la compañía aérea Qatar Airways, fundamentando sus argumentos al respecto en la necesidad de adaptar económicamente hablando los contratos firmados con ambas entidades a lo que un club y una marca como la del FC Barcelona se merecen. Sin embargo, hay mucho más trasfondo del que se quiere dar a conocer quizás tras estas decisiones.

Preocupación por el daño a la imagen del FC Barcelona



Aunque desde la entidad azulgrana se ha querido revestir todo el asunto en cuestión en un mero asunto económico, lo cierto y real es que son dos realidades bien diferenciadas. Por una parte está el contrato de sponsorización técnica con la multinacional norteamericana Nike, un tema que bien sí podría encajar en ese afán de los dirigentes del FC Barcelona de obtener más dinero por un producto, su uniforme, y en un sector, el de la sponsorización técnica, que ha saltado por los aires tras el gigantesco acuerdo alcanzado por el Manchester United con la marca alemana adidas que le reportará casi 100 millones de euros al año.

Sin embargo, el asunto de Qatar es bien diferente. A diferencia de lo que ocurre con Nike, con quién los dirigentes sí parecen estar dispuestos a escuchar las ofertas que proceden de Oregon, en el tema del contrato con Qatar las cosas difieren. Y mucho. Hasta el punto que puede darse la posibilidad de que la oferta económica que presenten los qatarís sea atractiva pero que el Barcelona rechace la misma. Lo que subyace en este asunto es más una preocupación, cada vez mayor, en el seno de la entidad por tener vinculada y asociada su imagen a la de un emirato cuyos rumores de relación con grupos terroristas islámicos no dejan de crecer.

Órdago de Qatar al Barcelona: quieren dar nombre al Camp Nou



Sólo así se explican los últimos desplantes dados desde la entidad hacia su todavía patrocinador. En los dos últimos años el Barcelona se ha negado a la disputa de un amistoso, previamente pactado en el contrato, en Qatar, amparando su decisión en motivos estrictamente deportivos y de calendario. Sin embargo, la gota que ha colmado la paciencia de los dirigentes qatarís ha ocurrido en el día de ayer, donde tan sólo Neymar y Piqué acudieron, junto con una delegación de directivos del FC Barcelona, con su presidente a la cabeza, a un acto de promoción y activación de la relación del Barça con el emirato árabe cuando los organizadores esperaban a un importante grueso de la plantilla y, en todo caso, a sus principales estrellas, encabezadas por el argentino Messi, por lo que la postura del FC Barcelona al respecto pareciera estar más que clara.

Pero, ¿y si Qatar reacciona con una oferta difícilmente rechazable? Los dirigentes qatarís han querido descubrir el juego del FC Barcelona y en el mismo día de ayer han lanzado una oferta que pone a los dirigentes azulgranas entre la espada y la pared. Uno de los puntos fuertes del FC Barcelona es la remodelación del estadio, unas obras en el Camp Nou que requerirán casi 500 millones de euros y que desde el propio club condicionan a la llegada de un apellido al nombre del estadio. Y a diferencia de lo que está ocurriendo en el Real Madrid, donde los nombres de firmas interesadas en dar apellido al Bernabéu para igualmente financiar las obras de remodelación del estadio han estado en los medios de comunicación en los últimos meses, en el FC Barcelona no ha sido así y aunque no va a tener ningún problema en encontrar a una firma interesada, sí que quizás lo tenga en obtener el dinero que persigue.

Y en estas estábamos cuando Qatar, en el acto de promoción del día de ayer, se autopostuló para ser la encargada, a través de Qatar Airways, de dar nombre (o apellido) al estadio del FC Barcelona, estando dispuestos a poner encima de la mesa la cifra que desde la entidad azulgrana se entienda razonable al respecto.

Ese órdago qatarí ha cogido totalmente de imprevisto a los dirigentes azulgranas, que ven ahora como la patata caliente de la decisión en sí pasa a sus manos y donde uno de los argumentos principales para no renovar el contrato con qatar, el económico, parece haber quedado solventado por las propias autoridades qatarí. El FC Barcelona, en la piel de sus dirigentes, se encuentra ahora en un difícil dilema: aceptar la oferta de patrocinio del estado de Qatar Airways o ser consecuente con su primera decisión y no renovar con una entidad cuyos rumores de asociación con el poder radical islámico crecen a cada día que pasa, con el daño que ello conlleva a la imagen de marca del club.


Participa y comenta esta noticia

 
Top