• La filial española de la multinacional norteamericana comienza a presentar síntomas de estancamiento

  • Como medida de choque, Nike ha comenzado a reorganizar la estructura directiva en España



La crisis económica que afecta a España es uno de los motivos que argumentan los responsables de una de las multinacionales más importantes del mundo, la norteamericana Nike, para tratar de explicar el estancamiento que los números de la compañía han sufrido en el último año en territorio español, un hecho que ha provocado que la marca comience a adoptar medidas para corregir la posición en uno de sus principales mercados de Europa.

Nike se bloquea en España



A pesar de que el año 2014 puede considerarse, a nivel global, como un importante ejercicio, en lo positivo, para la multinacional norteamericana Nike, que ha brillado en la esfera internacional gracias, en gran parte, a su arriesgada apuesta para el Mundial de Fútbol de Brasil 2014, una vez que se lleva a cabo el análisis de forma mucho más pormenorizada, la marca ha podido comprobar como en determinados territorios ese crecimiento no es tan destacado como el vivido por el global de la compañía a nivel mundial.

En muchos casos, como el que nos ocupa en España, la marca no sólo no ha despuntado sino que su crecimiento se ha estancado según los últimos datos obtenidos. Así, la firma de Oregon ha visto como finalizaba el ejercicio 2014 con un importante estancamiento en el mercado español que le ha llevado a sufrir un retroceso de alrededor del 0,6% con respecto al año anterior, rebajando la cifra de negocios  por debajo de los 50 millones de euros, aunque su beneficio neto haya crecido ligeramente respecto al ejercicio precedente.

Reestructuración directiva


Como medida de choque, la compañía estadounidense ha puesto en marcha una serie de medidas con las que no hace más que seguir los pasos dados previamente por otras importantes firmas que han optado por fusionar el negocio en España con el de otros importantes países europeos.

En este sentido, Nike ha llevado a cabo una importante reorganización en su estructura directiva con el nombramiento en el país de nuevos ejecutivos con responsabilidades a nivel europeo, movimiento que llega después de la designación del director general de Nike Iberia como máximo responsable del negocio de la marca en Portugal e Italia. Así, hace ahora casi dos años Nike nombró a Marcos Garzo, por entonces director general de Nike Iberia, como responsable directo de las filiales italiana, española y portuguesa de la firma norteamericana, controlando así los mercados del sur de Europa y provocando un cambio en la denominación de la filial, que pasó de Nike Iberia a American Nike.

Desde entonces, American Nike ha nombrado apoderados de su sociedad en España a directivos como Don Blair, director financiero de la compañía a nivel global; George Joseph Chrisman o Frabrizio Mecozzi, que pasan a ocupar puestos directivos en la sede europea de Nike, ubicada en Holanda, en calidad de consejeros o Kelley Hall, vicepresidente del área de finanzas. Y todo con el objetivo de levantar un mercado, el español, que empieza a preocupar en el seno de la marca en la sede de Oregon.


Participa y comenta esta noticia

 
Top