• adidas encuentra en el argentino Leo Messi su principal garantía de futuro en su relación con la Federación Argentina de Fútbol

  • Nike habría desistido momentáneamente de su intento de llegar a la AFA



¿Cuánta influencia puede ejercer un jugador sobre una entidad deportiva, sobre una organización, no ya deportivamente hablando sino a nivel extradeportivo, centrándonos en el ámbito puramente comercial, aún cuando éste no sea el verdadero objetivo, o al menos, de una manera consciente, en la voluntad del mismo? Uno de los ejemplos más claros y plausibles que ayuden a explicar y entender esta situación podemos encontrarla en el internacional del FC Barcelona, el argentino Leo Messi.

adidas y la AFA, una relación histórica



En el año 2011 la Federación Argentina de Fútbol, la AFA, y la multinacional alemana adidas, volvían a renovar durante otros diez años, hasta el 2022, una relación que se perpetuaba de este modo en el tiempo con dicha alianza para prolongar en aquel entonces un vínculo de más de 37 años.

La nueva alianza dio como resultado que la AFA triplicara los ingresos que hasta entonces percibía de la marca alemana, pasando de los 5 millones de euros anuales del anterior contrato hasta los 15,5 millones de euros de la nueva relación de diez años que por entonces se firmaba. Y aunque como decimos el acuerdo fue bastante ventajoso para la AFA, que multiplicó por tres los ingresos que obtenía por dicho concepto, quedaba muy lejos sin embargo de las condiciones que el por entonce presidente de dicha Federación, Julio Grondona, puso encima de la mesa a la marca para renovar: obtener una cifra cercana a los 40 millones de euros anuales que la marca pagaba a la también por entonces recién proclamada Campeona del Mundo en Sudáfrica: España.

Messi "veta" la entrada de Nike a la Selección Argentina



Y aunque finalmente la sangre no llegó al río y se renovó, en algunos momentos de las negociaciones las relaciones estuvieron muy cerca de llegar a su fin. El motivo, como decimos, puramente económico. Argentina veía inadmisible cobrar ocho veces menos que la por entonces Campeona del Mundo, España, que percibía de los alemanes como decimos hasta 40 millones de euros al años.

Si las comparaciones se hacían con otras selecciones europeas, como Alemania, el asunto se complicaba aún más, toda vez que Alemania percibía hasta 55 millones de euros al año de adidas. En Argentina sabían que la única forma de presionar al alza a adidas era dejándose querer por otras marcas, sobretodo, por la gran rival de adidas, la firma norteamericana Nike, que estaría dispuesta a abonar una cifra cercana a las pretensiones de la AFA con tal de irrumpir en el mercado argentino a lo grande.

Sin embargo, ya por entonces, y también ahora, Nike (y cualquier otra marca interesada en la sponsorización técnica de la Selección Argentina), se iban a encontrar con un importante obstáculo que ejercería como dique de contención ante las embestidas que esas otras firmas realizaban (y realizan) para vestir a Argentina. Su nombre, Leo Messi.

Se quiera ver así o no, hace años o en la actualidad, de manera consciente por parte del jugador o de forma totalmente fortuita e inocente, lo cierto es que la presencia de Leo Messi, el principal embajador de adidas a nivel mundial, en las filas de la albiceleste condicionaban ya entonces y todavía ahora y mucho la predisposición de la Federación Argentina de Fútbol a aventurarse con nuevas alianzas con otras marcas comerciales diferentes a adidas.

El hecho de que el argentino sea el principal embajador de la compañía alemana es más que motivo suficiente como para que los dirigentes de la Federación Argentina anden con cierta cautela a la hora de oír las ofertas de esas otras compañías con el único objetivo de no "incomodar" a la gran estrella albiceleste, Leo Messi, que de este modo se convierte en el principal protector del acuerdo entre la AFA y adidas, aunque quizás sin ser consciente de ello ni llevarlo a cabo de manera voluntaria.

adidas ha encontrado en el argentino Leo Messi su principal baza a la hora de mantener su relación con Argentina. Y muy probablemente, mientras el argentino siga en primera fila en el mundo del fútbol, este dique será mucho más seguro para adidas que cualquier contrato firmado por las partes.

Participa y comenta esta noticia

 
Top