• Mauro Icardi se ha convertido en el jugador franquicia del Inter de Milán sin haber cumplido aún los 22 años

  • Su indudable valor futbolístico unido a su enorme potencial comercial lo convierten en objeto de deseo de clubes y marcas comerciales




Mientras las portadas de los periódicos siguen centrando sus miradas en los astros actuales del mundo del fútbol, dominados como no por Cristiano Ronaldo y Leo Messi, que, todo hay que decirlo, comienzan a entrar en la fase final de su carrera, las entidades deportivas, pero sobretodo, las marcas comerciales, ya fiijan sus estrategias en los que serán los jugadores que vendrán a sustituir a ambos, no sólo deportivamente hablando, sino también desde el punto de vista del marketing deportivo. Aquellos que serán llamados a dominar el mundo de los negocios relacionados con el fútbol una vez que estas dos grandes figuras vayan haciéndose a un lado en los portfolios de las grandes marcas. Y cuestión aparte del brasileño Neymar, referente comercial ya en el presente, el futuro inmediato dentro del sector tiene un nombre propio en el fútbol europeo: Mauro Icardi.

El "9" de moda en Italia



Deportivamente hablando, el argentino es el 9 de moda dentro de la Serie "A" italiana y el jugador franquicia de su actual club, el Inter de Milan, un club al que llegó procedente de la Sampdoria que a su vez lo fichó de la cantera del FC Barcelona. Una carrera meteórica que llevó al futbolista a la Samp a cambio de apenas 400.000 euros con sólo 17 años y que dos años y medio después, el conjunto italiano vendió al Inter de Milan por 12 millones de euros. En la actualidad, el club interista lo tiene valorado en más de 30 millones de euros. En definitiva, una revalorización 75 veces superior a su coste inicial.

Sin embargo, no sólo es figura dentro de los terrenos de juego. Además de su indudable valor futbolístico, que le llevó a recibir ofertas para jugar con la Selección Española y con la Selección Italiana, aunque finalmente se decantó por la Selección Argentina, uno de los principales atractivos del jugador fuera de los terrenos de juego es su valor como marca, con una imagen que comienza a llamar poderosamente la atención a clubes y firmas comerciales.

Un valor comercial al alza



Icardi se ha convertido en una de las grandes aspiraciones de los más importantes clubes europeos. A su indudable calidad futbolística (la temporada pasada fue uno de los jugadores de la Serie A italiana con mejor promedio de goles) se le añade un atractivo valor comercial que estas grandes entidades futbolísticas han sabido apreciar. Y no sólo ellas. Las marcas y firmas comerciales ya comienzan a llamar de manera insistente a las puertas de su representante para incorporarlo a su portfolio de embajadores.

El precio estándar de patrocinio de Icardi, uno de los valores utilizados por las firmas para calcular la rentabilidad de un jugador desde el punto de vista comercial, se ha disparado en los últimos meses. Icardi se ha convertido en la imagen global más importante de su actual club, el Inter de Milan. Es el jugador que más camisetas vende y el más demandado por los patrocinadores del club para sus campañas comerciales.

3 veces su salario en el Inter



Todo ello no ha pasado desapercibido ni mucho menos para las marcas, que trabajan con años de antelación para encontrar sustitutos igual de rentables que sus actuales estrellas mediáticas. Y Mauro Icardi suena con voz propia en los círculos de las mismas. Icardi cuenta ya con apenas 22 años (los cumplirá el próximo 19 de febrero) con un importante elenco de marcas y firmas a sus espaldas.

Nike se lo robó a la alemana adidas hace tan sólo unos meses a golpe de talonario y rápidamente lo ha convertido en su jugador franquicia en Italia, siendo el mejor pagado por delante de jugadores como Higuain, Tevez o Pirlo. Pepsi, con quien grabó un spot para toda Sudamérica hace unos meses, el Cabildo de Gran Canaria, quién lo tiene como imagen turística de la isla para Italia o la fuerte llegada de la marca alemana Philipp Plein entre otros convierten a Icardi el nuevo filón de oro para las marcas y clubes. Tanto es así, que los ingresos por publicidad que obtiene el argentino triplican su salario con el Inter.

Propietario de sus derechos de imagen



Y esto no ha pasado desapercibido ni para las marcas, como decíamos antes, ni tampoco para los clubes, que al igual que las firmas comerciales, ven en Icardi el gran diamante del fútbol europeo de los próximos años. Sus ingresos comerciales han llamado poderosamente la atención en el Inter de Milan, que rápidamente ha tratado de asegurarse al jugador prolongando su contrato ante los cantos de sirena que llegan de los grandes del fútbol europeo. Sin embargo, en este interés del Inter, hay algo más.

Icardi es propietario del 100% de sus derechos de imagen, por lo que esa ingente suma de dinero que le llega de sus acuerdos comerciales pasa de largo de las arcas del Inter, algo que el club trata de remediar. Así, a cambio de prolongar su contrato, el Inter pretende quedarse con el 50% de esos derechos de imagen, algo que el jugador hasta ahora ha rechazado, consciente de tener entre manos un enorme valor añadido a su calidad futbolística. Ese indudable valor comercial no ha pasado desapercibido tampoco para otras entidades europeas. Chelsea y Juve andan detrás del jugador. Pero también el Real Madrid, cuyo presidente, Florentino Pérez, gusta de este tipo de jugador: indudable calidad futbolística, bajo coste y un enorme potencial comercial. El presidente madridista conoció de la situación de Icardi con el interés de hace un año del Inter de Milán en hacerse con los servicios del canterano madridista Álvaro Morata, ahora en las filas de la Juventus. Florentino ya está moviéndose para acercarse al jugador. Sabe ver mejor que nadie las inversiones rentables y tanto el valor comercial como deportivo de Icardi van en ascenso, por lo que sería un buen momento para adquirirlo a un coste bajo y obtener una altísima rentabilidad, como ha sabido hacer en otros fichajes como Higuaín o Benzema.

El futuro del fútbol, deportiva y comercialmente hablando, tiene un nombre propio del que quizás oigamos hablar y mucho en los próximos años: Mauro Icardi. Los grandes clubes europeos lo saben. Las marcas, también.


Participa y comenta esta noticia

 
Top