• La NFL ha prohibido a adidas la entrega de sus premios a los tres jugadores que más rápido corrieran la prueba de las 40 yardas en el NFL Combine

  • Sin embargo, esto ha dado una mayor repercusión en medios a la marca alemana, que ha sustituído el premio por los 100.000 dólares que ya entregó el año pasado



Hoy se pondrá punto y final a una nueva edición del NFL Combine, el gran escaparate para las promesas que se convertirán en futuras estrellas dentro del football americano y de la NFL, los jóvenes jugadores de las diferentes universidades que, desde el pasado martes, 17 de febrero y hasta el día de hoy, han acudido a una cita donde se han congregado cientos de ojeadores, managers y entrenadores de la totalidad de las franquicias que integran la NFL, expectantes de ver y seguir las evoluciones de los mejores universitarios. Y para no romper la costumbre, la marca alemana adidas pretendía reclamar para sí toda la atención mediática de los medios, algo que ya hizo en las últimas dos ediciones. Y decimos pretendía porque la propia NFL ha parado los pies a los alemanes en su intento por acaparar el protagonismo de un evento en teoría reservado a Under Armour, patrocinador del mismo, y a Nike, patrocinador oficial de la NFL.

Sin sitio para adidas



El evento en sí es cada vez más multitudinario y cuenta con la presencia de innumerables medios de comunicación que se dan cita para seguir las evoluciones de los jugadores universitarios invitados, que deberán someterse a 14 pruebas físicas y mentales para que los examinadores puedan evaluar sus capacidades. El acto en sí está patrocinado por Under Armour, firma encargada de suministrar las equipaciones de entrenamiento con las que competirán y realizarán las pruebas los participantes.

Si tenemos en cuenta que Under Armour parte como patrocinador oficial del evento y que Nike lo es de la NFL, a adidas tan sólo le quedaba recurrir al ambush marketing para poder contar con presencia en el torneo. Y a razón de lo que en estos últimos años está aconteciendo, podemos decir que la marca alemana, por medio de sus creativos, está lanzando ingeniosas y agresivas campañas que están logrando llamar la atención de los medios tanto o más que las propias marcas oficiales.

La carrera de las 40 yardas



El NFL Scouting Combine permite a los jugadores disputar las pruebas con sus propias marcas, aunque no sean sponsors oficiales del evento o de la NFL, con un único requisito: los únicos logotipos que pueden estar visibles durante todo el acto son los de Nike o Under Armour. Y este resquicio es el que ha aprovechado la marca alemana en los últimos años para autoinvitarse al evento a través de una de las pruebas que más expectación ocupa, la carrera de 40 yardas, con ingeniosas campañas.

Así, en 2013, la marca ofrecía al jugador que más rápido corriera esa distancia un contrato con la firma para los próximos años sin que se conociera el valor final del mismo. Para promocionarlo, inundó Indianápolis, sede del evento, de panfletos y carteles que anunciaban esa "recompensa". En la edición de 2014, la firma retomó la idea aunque con algunas importantes novedades: así, al universitario más veloz adidas le concedería una recompensa de 100.000 dólares que habría que entender se formalizaría a través del pertinente contrato de la futura estrella del football con los alemanes. En esta ocasión, adidas introdujo un nuevo requisito: que el jugador recorriera esa distancia con botas adidas.

Otra vuelta de tuerca para la edición de 2015


Mientras tanto, la NFL no hacía más que recibir las quejas de Under Armour y Nike que se consideraban seriamente perjudicadas por las técnicas de ambush marketing de adidas en el acontecimiento, criticando la pasividad de la organización a la hora de proteger los intereses de las dos marcas implicadas.

Y nuevamente, para este 2015, adidas volvió a planear una estrategia similar otra vez con la prueba de las 40 yardas. Así, adidas en esta ocasión se aprovechó de su alianza con Porsche para ofrecer a los tres jugadores más rápidos tres Porsche 911 con la marca adidas como protagonista en los mismos. Y, sin embargo, este fue el error que habilitó a la NFL a prohibir el regalo. Así, la NFL consideró que ello implicaba atentar contra los intereses legítimos de otro patrocinador principal de la organización, General Motors, por lo que aconsejó a adidas a retirar su oferta si no quería tener problemas legales en los tribunales.

Ello sin embargo, lejos de causarle algún tipo de trastorno a la compañía, no ha hecho más que darle mayor repercusión a su campaña, para desconsuelo nuevamente de Nike y Under Armour. adidas ha cambiado el premio por el mismo que el año pasado, los 100.000 dólares, y sin embargo, ha obtenido con la polémica una repercusión que ya hubieran querido para sí las dos citadas marcas anteriores, ambas patrocinadoras del evento y de la NFL respectivamente.






Lévate hasta 500 euros al instante sin papeleos ni avales


Participa y comenta esta noticia

 
Top