Hainer no renovará y adidas ya busca nuevo CEO
  • La marca abre el proceso de selección para ocupar ese puesto tras la renuncia de su actual Consejero Delegado de renunciar a la prórroga de su actual relación una vez concluya ésta en el año 2017



adidas busca CEO. Tras la renuncia del propio ejecutivo a prorrogar el contrato una vez acabe el mismo en el año 2017, la marca ha puesto en marcha un proceso de selección de personal de alta dirección que se prevé largo y que espera esté finalizado para justo cuando concluya la actual relación con el que todavía es Consejero Delegado de la entidad. La renuncia a la prórroga ha levantado suspicacias dentro del sector y ya se habla de un acuerdo entre adidas y el propio Hainer para que éste renunciara a cambio de una sustanciosa indemnización.

A la búsqueda de un nuevo CEO



La multinacional alemana, la segunda mayor frabricante de artículos deportivos del mundo, ha anunciado la puesta en marcha de un proceso de selección de altos ejecutivos para sustituir al actual Consejero Delegado de la compañía, Herbert Hainer, tras la renuncia del mismo a la prórroga del contrato que actualmente le vincula a la entidad hasta el año 2017. De este modo, se pondrá punto y final a una larga y prólija carrera de uno de los directores ejecutivos más veteranos de toda Alemania.

A tal respecto, la marca ha contratado los servicios de una prestigiosa firma especializada en la selección de personal de alta dirección para encontrar un sustituto a Hainer, de 60 años de edad, una selección que se llevará a cabo tanto entre candidatos internos de la propia compañía como otros procedentes del exterior. Hainer pondrá así punto y final a una dilatada carrera dentro de la compañía de más de 14 años de relación en la que siempre ha estado bajo la presión de los accionistas de la compañía, presión que se ha agudizado en los últimos años con la pérdida de cuota de mercado frente a la todopoderosa Nike, algo que, según las malas lenguas, ha propiciado finalmente la salida de Hainer de la entidad.

El objetivo ahora del propio Hainer será el de definir una estrategia a medio y largo plazo en función de la consecución de objetivos, sobretodo financieros, hasta el año 2020, cuya presentación tendrá lugar el próximo 26 de marzo en la sede de la entidad en Herzogenaurach, Alemania. El objetivo, pasar de los 14.500 millones de euros de facturación actuales a los 20.000 millones en el año 2020, un reto harto complicado pero que sería el colofón a una brillantísima carrera de Hainer al frente de adidas.


Años complicados



Los últimos años dentro de la compañía no han sido para nada tranquilos. Una continua pérdida de poder dentro del sector a costa de Nike le ha llevado a realizar continuas rectificaciones a la baja de las previsiones de sus cuentas, un tema que ha dolido y mucho en los propietarios de la compañía, accionistas e inversores, que han visto como el que debía haber sido el gran año de adidas, el del Mundial de Brasil 2014, del que fue patrocinador y con dos selecciones en la final, se convirtió en un auténtico calvario en cuanto a números se refiere en la compañía.

Los problemas de los últimos años, primero con Reebok, después con el acuciado descenso de sus ventas en el mundo del golf y por último con sus más que discretos resultados del Mundial, provocaron que se encendieran todas las luces de alarmas en la firma de las tres tiras. Las acciones de adidas cayeron hasta un 38% hasta el mes de septiembre de 2014. Frente a esta bajada, su gran rival Nike presentaba un incremento de hasta el 10% en el mismo periodo y, para colmo de males, hasta Under Amour le logró arrebartar su segunda posición en el mercado estadounidense.

Hainer, en el punto de mira



Todos estos resultados pusieron desde un principio en el punto de mira a su actual Consejero Delegado, Herbert Hainer, al que los principales inversores de la compañía alemana exigieron un importante cambio de tendencia, un cambio de tendencia que para muchos de esos inversores pasaba, ineludiblemente, por el cese inmediato del presidente ejecutivo de la compañía, al que le echaban en cara una falta de cintura total que le ha impedido haber reaccionado a tiempo ante la llegada de estos acontecimientos.

Así, uno de los principales fondos de inversión con acciones en la marca, Union Investment, a través de su gerente, Ingo Speich, no dudó en señalar en declaraciones a medios alemanes que adidas se encontraba en la actualidad sin un rumbo definido que le ayudara a definir con suficiente claridad las metas y objetivos a alcanzar, convirtiendo el mensaje en un dardo envenenado hacia su CEO, Herbert Hainer, en lo que fue el germen de las críticas generalizadas que se desataron entonces hacia su figura.

Ahora, con la decisión de no prorrogar su contrato, estos inversores han visto cumplido el primero de los objetivos que se plantearon para reflotar a la marca. La pregunta que queda en el aire es ¿se va Hainer por decisión propia o le echan?


Hasta el 60% de DESCUENTO en Accesorios Apple + Regalo Gratis + Envío Gratis

Participa y comenta esta noticia

 
Top