Fotografía de Michael Jordan en la revista Life
  • La demanda que el fotógrafo Jacobus Rentmeester ha interpuesto contra Nike ha sacado a la luz las zapatillas que lucía Michael Jordan durante la instantánea, algo que a buen seguro no habrá gustado a Nike



La demanda que hace unos días interpuso un fotógrafo profesional, Jacobus Rentmeester, por considerar indebido el uso que Nike realizó (y realiza) en su día de una de las fotografías más conocidas y famosas de la historia, el vuelo de Michael Jordan durante la concentración del equipo estaodunidense para los Juegos Olímpicos de 1984, ha sacado a la luz nuevos secretos de la instantánea que quizás pocos conocen y que vendría a demostrar como el actual status quo existente dentro de la industria del deporte, y en concreto en la NBA, con una Nike dominando con mano firme, pudo haber sido muy diferente.

Una foto que vale millones



Probablemente cuando Jacobus Rentmeester, que así se llama el fotógrafo que inmortalizó una de las instantáneas más conocidas del mundo, poco podía llegar a imaginarse que años después la misma se convertiría en uno de los logotipops más importantes y reconocibles dentro de la industira del deporte, capaz de mover millones de dólares en sólo una campaña.

Y muy probablemente también, quizás, por ello el mismo se contentara inicialmente con los 150 dólares que Nike dio a Rentmeester por el uso de dos negativos de dicha fotografía de manera temporal. Sin embargo, en Nike pronto se dieron cuenta del potencial de la fotografía, que vino a adornar un reportaje en la revista Life, hasta el punto que la convirtieron en una de las marcas icónoicas de la sociedad: el Jumpman de la marca Jordan, una de sus filiales. Y quizás por ello, ante el temor de posibles amenazas de Rentmeester que les privaran de su uso, Nike acordó abonar a Rentmeester 15.000 dólares tan sólo un año después.


El Jumpman de Jordan no calzaba Nike



Aquellos 15.000 dólares tuvieron durante algún tiempo silenciado al autor de la fotografía, que poco a poco volvió a reclamar para sí una parte más importante del pastel que hoy en día es capaz de amasar la firma Jordan hasta llegar a la demanda actual, donde exige no sólo una indemnización multimillonaria por uso indebido por parte de Nike de una imagen propiedad de Rentmeester sino, además, el cese inmediato del negocio de la marca Jordan hasta en tanto en cuanto no se resuelva el litigio.

Y a la espera de la resolución judicial del asunto, lo que nos ha permitido descubrir la demanda son curiosidades que muy probablente demuestren la incertidumbre del momento aquel, del justo instante en el que Michael Jordan preparaba el salto para la revista. Así, con un minucioso análisis de la fotografía, se puede observar con claridad que Michael Jordan no calzaba zapatillas Nike, ni tan siquiera adidas, con quien el jugador tenía una relación comercial. Las zapatillas que calzaba en aquel momento Michael Jordan eran unas New Balance que pudieron haber cambiado el designio no ya del jugador en la NBA sino del mercado de las zapatillas en los Estados Unidos. Jordan acabó firmando con Nike y dio calabazas a adidas. Pero lo que muy poca gente conozca es que durante la fotografía que sirvió de inspiración para el Jumpman, Jordan lucía unas New Balance.





Participa y comenta esta noticia

 
Top