New Balance se queda con los equipos Warrior
  • La multinacional de Boston se queda con el trabajo realizado por Warrior y entrará de lleno en el mundo del fútbol a partir de la temporada que viene

  • El objetivo inicial es arrebatarle a Nike y adidas al menos el 10% de cuota de mercado

  • Con la llegada de la casa matriz, Warrior volverá al hockey y al lacrosse, deportes que le dieron la fama y la notoriedad



Confirmado. Nuevamente Marketing Deportivo MD puede anunciar en exclusiva las intenciones de New Balance para la temporada que viene, unas intenciones que pasan ineludiblemente por el mundo del fútbol y que vienen a confirmar otra exclusiva adelantada por Marketing Deportivo MD el pasado mes de Agosto: la salida de Warrior del fútbol y la cesión de todos sus valores a su casa matriz.

Rivalizar con Nike y adidas



La compañía con sede en Boston ha decidido ir un paso más allá en su estrategia comercial y tiene previsto dar un salto de valor en su cuota de mercado, para lo cual considera básico y fundamental estar en uno de los deportes con más seguidores en todo el mundo: el fútbol. Así, la marca ya ha elaborado sus trazos principales de esta nueva estrategia que tienen como líneas gruesas el arrebatar, inicialmente de manera lenta pero consolidada y progresiva, cuota de mercado a las dos grandes firmas dominadoras del mismo, Nike y adidas para convertirse en la tercera marca en discordia en el sector. Llama poderosamente la atención la convicción de la firma de poder superar a otras marcas ya consolidadas como Puma o incluso la incipiente Under Armour.

No lo tendrá fácil sin embargo. New Balance es una compañía con bastante fama en los Estados Unidos pero donde probablemente Steve Jobs haya hecho más por la venta de zapatillas de la compañía (solía utilizar modelos de esta marca) que cualquier otro embajador de la firma dentro del mundo del deporte. Aún así, en la firma son conscientes que sus primeros pasos deberán ir orientados hacia la consecución de una notable presencia en un mercado tan sumamente competitivo como es la industria del deporte.

Warrior allanó el terreno



A pesar de tener un arduo camino por delante (los principales equipos y jugadores visten o bien adidas o bien Nike), la firma ya tiene una importante senda labrada en el sector. Así, la marca está presente en el mundo del fútbol aunque bien de una manera indirecta a través de su filial Warrior, que llegó en el año 2011 a la primera plana del sector arrebatando a un club de la entidad del Liverpool a la todopoderosa adidas. No sólo los alemanes se han visto damnificados por la estrategia de Warrior. Hace tan sólo un año, Warrior arrebataba esta vez un club Nike a golpe de talonario: el FC Porto luso.

Llegados a este punto no está de más recordar que Warrior fue adquirida por New Balance allá por el año 2004 y poco a poco se ha ido labrando un nombre dentro del sector con la incorporación de importantes embajadores tanto a nivel de clubes como a nivel de jugadores, una estrategia con la que su casa matriz, New Balance, pretende poner las bases para conquistar en el corto-medio plazo una pequeña pero importante cuota del mercado dentro del sector.


Contra las gigantes adidas y Nike



Aunque como decimos, el camino no será para nada sencillo. New Balance tiene unas ventas anuales cercanas a los 3.000 millones de dólares, una cifra importante, pero que queda reducida casi a la nada si tenemos en cuenta que esa cantidad es la que Nike destinó el año pasado a publicidad o la que adidas dedicó a sus embajadores, tanto entidades como jugadores. Ello conlleva a que las dos grandes tengan en su poder una cuota de mercado que llega a rondar el 75%. Pero es más, entre los diez máximos artilleros del año pasado, tan sólo Puma logra romper la hegemonía de ambas firmas con dos representantes. El resto, o bien calzan botas adidas o bien botas Nike.

Aun cuando esto es una realidad más que palpable, el desánimo no cunde, al menos todavía, en New Balance. Su estrategia se basa por seguir una línea muy parecida a la puesta en marcha en la MLB, competición en la que entró allá por el año 2000 sin apenas presencia y en la que ahora tiene más del 25% del total de jugadores como embajadores.

El futuro de Warrior



La llegada de New Balance tiene un importante damnificado de manera directa: su filial Warrior, adquirida por la compañía como decimos allá por el año 2004 y que ha sido la que ha servido como ariete en la estrategia iniciada por la marca para tener presencia en el fútbol ¿Qué pasará entonces con Warrior? ¿Se harán competencia matriz y filial?

La llegada de New Balance supone de manera inmediata la salida de Warrior, que volverá a centrarse de ahora en adelante en los deportes donde ya despuntaba cuando fue adquirida por New Balance: el hockey y el lacrosse. De este modo, todas las entidades y embajadores que tenía en su portfolio Warrior pasan automáticamente al portfolio de su casa matriz, New Balance, que ya está comenzando a realizar las primeras pruebas de sus productos en alguno de los embajadores de Warrior, como el jugador del Arsenal Aaron Ramsey.

Como anticipamos en Marketing Deportivo MD, New Balance ya está aquí y ha venido para quedarse. Sus intenciones son copar parte del mercado que dominan con mano firme Nike y adidas y si fuera posible, en el medio-largo plazo, disputarles la hegemonía actual. Por ahora, se conforman con tener del orden del 10% de cuota y una cifra de ventas en el sector de unos 600 millones de dólares.

Participa y comenta esta noticia

 
Top